El manifiesto de Unabomber

31 03 2009

Por fin retomo el blog después de una temporada demasiado larga sin escribir por aquí. Las excusas han sido demasiadas. Al tema.

En la bitácora he escrito varias veces sobre transhumanismo y nuevas posibilidades de sociedad futuras, a menudo cercanas a la ciencia ficción, pero tomando muy en cuenta la posición que la tecnología tendría en esos supuestos. En cambio, el primitivismo es una apuesta por una sociedad actual alejada de la sociedad industrial. Theodore Kaczynski desarrolló un manifiesto que logró que se publicase en 1995 en el Washington Post y en New York Times bajo el título “La sociedad industrial y su futuro”. Este manifiesto, conocido ya como “El manifiesto de Unabomber”, porque bajo el seudónimo “Unabomber” identificaba el F.B.I a su autor, se ha convertido en libro de referencia para los primitivistas. Se encuentra muy fácilmente en Internet de manera gratuita. Por ejemplo aquí.

El argumento en el que basa el autor su obra es que el avance tecnológico no puede desvincularse de las desventajas que este acarrea, principalmente la deshumanización de los propios sujetos que lo desarrollan. Desde ahí plantea la necesidad de promover formas de vida ajenas a la tecnología, retomando formas de vida primitivas en las que cada individualidad toma las riendas de su propia supervivencia. Para llegar a ello apuesta por una revolución. No dudó en cometer atentados, de hecho cumple condena por la muerte de tres personas, para presentar al mundo su manifiesto.

“Con el fin de presentar nuestro mensaje ante la gente con alguna esperanza de dejarles una impresión duradera, tuvimos que matar gente.” Manifiesto de Unabomber, § 96

Mucho hay escrito sobre las condiciones psicológicas que le llevan a terminar como idealista, e ideólogo, del primitivismo, dejando de lado una más que probable “brillante” carrera profesional para optar por una vida desarraigada desde la que fabricar cartas bomba. He leído el manifiesto y de eso quiero que trate esta entrada, el resto creo que es más propio de tertulias televisivas morbosas que buscan el sentimentalismo amarillista.

Aclarado esto, tratemos ahora el Manifiesto de Unabomber.

Los treinta primeros párrafos del Manifiesto, exceptuando una corta introducción en la que presenta lo que será su argumentación, presenta un izquierdismo abominable, al que tacha de victimista, pesimista crónico y eternamente insatisfecho. Apuesta por una revolución social no política que consiga una humanidad autónoma.

Esa autonomía choca contra las “actividades sustitutorias” en las que se ve inmerso el individuo que vive en una sociedad industrial. Actividades con fines artificiales que trascienden las necesidades básicas humanas orientándolo hacia actividades cuyo fin radica en sí mismas (el deporte, la investigación científica…).

Estas actividades sustitutorias crean a su vez necesidades tecnológicas que, siendo en un primer momento una posibilidad opcional a la que agarrarse en busca de una mayor comodidad o eficiencia a pesar de las contras que pudiesen acarrear, a largo plazo se traducen en necesidades sociales que normalmente pierden su eficacia mientras mantienen sus aspectos negativos.

No solo eso, sino que opina que el sistema industrial exige un comportamiento social ajeno a la libertad individual de la que goza el ser humano en una sociedad no industrializada. Me temo que idealiza demasiado una sociedad pre-industrial colmada de vino y rosas frente a una odiosa sociedad industrial más propia del infierno. No quiero decir que ahora vivamos mejor, de hecho pienso que vivimos de manera diferente, pero siento ciertas reticencias cuando los argumentos toman tonos catastrofistas, de luchas del Bien contra el Mal, como el presupuesto tan antagonista que presenta Unabomber.

Es cierto que la sociedad tecnofílica en la que vivimos a menudo nos presenta unas posibilidades de vida que poco margen dejan a la creatividad, ¿pero como puede pretenderse una revolución profética que pase por encima de un sistema establecido que cuenta con el beneplácito de una amplísima mayoría de ciudadanos? Y además, ¿Donde podría situarse el límite de lo que es y no es tecnología? ¿Las mazas de Enoch con las que los luditas destrozaron las máquinas a principios del siglo XIX no eran tecnología? ¿Como afrontar un proceso de cambio tan profundo sin utilizar la propia tecnología a la que derrotar? No cuesta entender esto si reflexionamos sobre la paradoja que resulta de la divulgación a través de Internet de un manifiesto que fue escrito a mano y que promulga la destrucción de la tecnología.

En definitiva es un manifiesto para la reflexión profunda al que se le puede sacar mucho partido si se toma con cierta distancia y no como un libro sagrado. Me parece especialmente interesante el concepto de actividad sustitutoria, pero en contra se desvirtúa con la excesiva idealización del pasado primitivo y su odio a la sociedad occidental contemporánea. Además, presenta un “sistema” o “sociedad” personificado, como un ente independiente con voluntades propias cuando en realidad debería, bajo mi opinión, presentar un sistema oligárquico sustentado en las masas sociales.

Por otra parte, apuesta por una sociedad tecnofóbica como final, cuando bajo mi punto de vista la utilización de las máquinas (tecnofílica o tecnofóbica) ha de ser un medio para la consecución de una sociedad más justa e igualitaria.

Abro por tanto con esta entrada el debate entre transhumanismo y primitivismo en el blog. Tengo mucho material, y poco tiempo, que poco a poco quiero ir comentando por aquí.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

31 07 2009
Fernando

Termino de leer el manifiesto y coincido con vos en que la teoria de la actividad sustitutoria es buena pero tambien lo son los 5 principios de la sociedad que aparecen mas adelante. Mas que un terrorista este hombre me parece un Psicologo-sociologo con tendencias neoludistas aunque no coincido en cietas descripciones que hace acerca de la izquierda.
Sobre la revolucion que plantea me parece absurdo que alguien crea que se pueda lograr semejante cosa, yo creo que la mayoriade losseres humanos en este tiempo ya sabemos que el progreso trajo la desgracia pero teniendo en cuenta que la raza humana es autodestructiva jamas sera posible la revolucion planteada en el manifiesto (esto como un simple argumento no menciono las consecuencias que traeria intentar implantar estos cambios y la cantidad de gente a la que no le conviene quese apliquen)

29 07 2010
raskolhnikov

Buenas, soy lo que se conocería como un “primitivista” aunque no me gusta el término, quizás preferiría anarquista anti-industria, o anarquista ludita o simplemente anarquista.

Me gustaría discutir algunas afirmaciones del texto que considero, por un lado érroneas y por otro que no han captado bien el espíritu de lo que quería expresar Theodore Kazcynski en su manifiesto (algo que no es raro, el texto es tan completo, contiene tantas informaciones, análisis y teorías que cuesta mucho captar todo lo que implica, yo mismo he debido leerlo en numerosas ocasiones para “entender” el texto en su máxima expresión).

1º: No es que las actividades sustitutorias coarten la libertad individual sino que el individuo, al no llevar a cabo la producción de todo lo necesario para él (comida, refugio, defensa, vestido, salud) de forma autónoma y libre (la definición de libertad según Theodore Kazcynski está en el punto 94 del manifiesto) busca “actividades sustitutorias”, lo que hoy en día se conoce como hobbys, para poder ejercer de forma libre y autónoma el proceso de poder (que está constituido por necesidad, esfuerzo y finalidad, ya sabes, tengo hambre, busco la comida y me sacio con ella) que se nos niega en nuestra producción básica cotidiana.

2º El problema de la sociedad industrial para Theodore Kazynski (y para mí) es que la ultracomplejidad de esta hace que se rompa el proceso de poder autónomo, es decir, la gente ya no puede manejar los aspectos importantes de su vida de forma autónoma ya que la hiperespecialización del trabajo obliga a que cada miembro de la sociedad esté en su puesto y que para que todo el gran conjunto del sistema funcione de manera eficaz todos estén atados y esclavizados a sus distintos puestos en la gran megamáquina productiva. Lo cual, por su propia composición estructural debe romper el proceso de poder autónomo, inherente a nuestra naturaleza.

3º: Theodore Kazcynski para NADA idealiza a los pueblos primitivos, un fragmento del manifiesto aclarará esta cuestión:

” Es cierto que en las sociedades primitivas no todo era un camino de rosas. El abuso a las mujeres era común entre los aborígenes australianos, la transexualidad era bastante común entre algunas tribus de los indios americanos. Pero parece que HABLANDO EN GENERAL la clase de problemas que hemos nombrado en el párrafo precedente eran mucho menos comunes entre las personas primitivas de lo que lo son en la sociedad moderna. ”

Por no nombrar el texto de Ted llamado “La verdad sobre la vida primitiva” (http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=13&t=42431 que está traducido en este hilo de ALB)

4º: Hablas de que las mazas de Enoch que usaban los luditas son tecnología… te recuerdo que en el manifiesto, en los puntos del 207 al 212 se explica la diferencia entre la tecnologia sencilla (que es la que acepta Ted) y la tecnología compleja.

5º: Hablas de qué no se puede derribar un sistema que cuenta con el beneplácito de todos sus integrantes… yo te puedo decir que todo sistema social siempre ha contado con el benepláctio (o aceptación, o resignación) por parte de sus integrantes, desde Hitler hasta Stalin, desde los Asirios hasta la constitución del 78. Lo importante es saber desentrañar las raices del cambio y ponernos manos a la obra (algo en lo que muy poco a poco y no con toda la eficiencia y esfuerzo que desearíamos nos estamos poniendo algunos).

6º: Dices que se representa al sistema como un ente con voluntad propia en el manifiesto “Unabomber”… no sé donde has leído eso, si Marx decía que el sistema capitalista aliena y explota al trabajador no creo que dijese que un señor (llamado “Sistema Capitalista Fernández”) aliene y explote al trabajador, sino que el sistema de reglas sociales/ecónomicas/políticas conocidas bajo el nombre de sistema capitalista conduce a la alienación del productor y a la explotación del plusvalor. Lo mismo si Ted habla de la sociedad industrial, no habla de un tío, sino de un conjunto de reglas, infraestructuras y culturas que conducen a una X situación.

Espero que el debate sea provechoso.

Un saludo

26 07 2012
Anónimo

El tipo sabia algo; consecuencia de la industrialización vertiginosa es la des humanización inherente, sin embargo es inevitable recordar el termino que Rigth Mills emplea para describir el cáncer que infecta a la sociedad actual, un virus peligroso y contagioso: El Robot Alegre, mismo que se reproduce e incuba en las mentes desde su mas tierna infancia de tal manera que al llegar a la adultez, se activa enajenando de tal forma la razón y la inteligencia, que el ser humano no solo aceptara pasivamente su condición, sino defenderá al mismo sistema que lo explota en sus formas mas sutiles…aunque en ello le vaya su propia vida, este hecho, aunado a la resistencia natural al cambio, configuran un escudo impenetrable por el simple razonamiento, haciéndose imprescindibles cuanto necesarias las acciones directas realizadas como el caso de James Holmes, que dicho sea de paso se manifestó fiel admirador del Unabomber…

26 07 2012
Hombre Nuevo

Proletarios de todos los países, ¡ uníos!

El tipo sabia algo; consecuencia de la industrialización vertiginosa es la des humanización inherente, sin embargo es inevitable recordar el termino que Rigth Mills emplea para describir el cáncer que infecta a la sociedad actual, un virus peligroso y contagioso: El Robot Alegre, mismo que se reproduce e incuba en las mentes desde su mas tierna infancia de tal manera que al llegar a la adultez, se activa enajenando de tal forma la razón y la inteligencia, que el ser humano no solo aceptara pasivamente su condición, sino defenderá al mismo sistema que lo explota en sus formas mas sutiles…aunque en ello le vaya su propia vida, este hecho, aunado a la resistencia natural al cambio, configuran un escudo impenetrable por el simple razonamiento, haciéndose imprescindibles cuanto necesarias las acciones directas realizadas como el caso de James Holmes, que dicho sea de paso se manifestó fiel admirador del Unabomber…

3 01 2014
dardo

Coincido con las críticas 1,2,3 y 6 que te hizo raskolhnikov. Agrego que no puedes hablar del manifiesto sin explicar la idea del Proceso de Poder. Por mi parte, como crítica al manifiesto unabomber quiero indicar que FC parece dar poca importancia a la sobrepobalcion mundial (la nombra como algo malo pero en un segundo nivel de importancia). Yo creo que es la tecnología combinada con la sobrepobalcion lo que aliena y priva de libertad a las personas y no la tecnología en si misma. Nuestro planeta con sòlo dos o tres millones de personas, o 20 quizás, PODRIA ser una paraiso si esos pocos millones supieran organizarse y combinar la tecnología con el acercamiento a la naturaleza. (Nadie estaría obligado a estar lejos de la naturaleza en un mundo con tan pocas personas si hay una buena distribución de tierras y no hay coherción por parte de algún dictador o algo así)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: