Máquina divina

8 04 2009

Cada cuerpo orgánico de un ser viviente es, pues, una especie de máquina divina o de autómata natural, que supera infinitamente a todos los autómatas artificiales.”

“Porque una máquina hecha por el arte humano no es máquina en todas sus partes. Por ejemplo, el diente de una rueda de metal tiene partes o fragmentos que no son ya, para nosotros, nada artificial ni poseen nada que tenga carácter de máquina con respecto al uso a que la rueda está destinada. Pero las máquinas de la naturaleza, o sea, los cuerpos vivos, son máquinas hasta en sus más mínimas partes, hasta el infinito. Esta es la diferencia entre la naturaleza y el arte; es decir, entre el arte divino y el humano.”

Leibniz. Monadología. § 64

Porque una máquina hecha por el arte humano no es máquina en todas sus
partes. Por ejemplo, el diente de una rueda de metal tiene partes o
fragmentos que no son ya, para nosotros, nada artificial ni poseen nada que
tenga carácter de máquina con respecto al uso a que la rueda está destinada.
Pero las máquinas de la naturaleza, o sea, los cuerpos vivos, son máquinas
hasta en sus más mínimas partes, hasta el infinito. Esta es la diferencia entre
la naturaleza y el arte; es decir, entre el arte divino y el humano